Casa Museo Lope de Vega

  Hacía algún tiempo que quería visitar este museo, lo había intentado alguna que otra vez pero siempre estaba completo ya que hay que reservar con antelación. La última vez intenté reservar dos semanas antes pero fue imposible, lo conseguí reservando con un mes de antelación. También es verdad que la visita la he hecho en agosto y, aunque el grupo estaba lleno, pude oír que el personal del museo estaba dando citas para esa misma semana así que supongo que en determinadas fechas no habrá tanto problema. La visita es guiada y en grupos pequeños de unas diez personas por lo que es normal que se llene el cupo enseguida.
  De todas formas, a la casa se puede acceder sin tener reserva, lo que pasa es que únicamente te dejarán visitar la entrada, el jardín y la exposición temporal que tengan en ese momento.
  Volviendo al edificio, te diré que es difícil de identificar este museo por lo poco llamativo que es al exterior pero de gran interés, no lo dudes. Una inscripción en el suelo de la calle marca el lugar así como las clásicas placas en la fachada.

Casa Museo Lope de Vega
Exterior de la Casa Museo Lope de Vega

Casa Museo Lope de Vega
Puerta de entrada al museo con el jardín al fondo

Inscripción frente a la Casa Museo Lope de Vega
Inscripción frente al museo

  Merece la pena visitarlo ya que fue residencia de Lope de Vega pero, además, es una casa histórica de Madrid ubicada en el Barrio de las Letras y con bastante interés tanto aquitectónico como histórico.
  He de decir que la visita guiada me pareció muy entretenida y divertida, la guía consigue que todo parezca un cuento divertido con anécdotas curiosas que escuchar.
  La visita comienza por el jardín, que en época de Lope era un huerto. Allí se está de maravilla sobre todo en un día caluroso de verano en la capital así que si quieres entrar ya sabes, aquí puedes acceder de manera libre y gratuita.

Huerto y jardín de la Casa Museo Lope de Vega

Huerto y jardín de la Casa Museo Lope de Vega
Huerto y jardín

  En este jardín se conserva el pozo original y se han replantado algunos árboles que tuvo el huerto del escritor: un laurel, un naranjo, un granado, una higuera... Hay algunos bancos para descanso y contemplación del visitante.
  Después, la visita continúa por las plantas superiores recorriendo las diferentes salas y habitaciones del museo: alcobas, capilla, estudio del escritor y la reconstrucción de la cocina en la primera planta (aunque en origen debió de estar en la planta baja, según la costumbre).

Capilla de la Casa Museo Lope de Vega
Capilla

Casa Museo Lope de Vega
Vista a la capilla desde la alcoba de Lope de Vega

Cocina de la Casa Museo Lope de Vega
Cocina

  De la primera planta yo destacaría: el estudio de Lope de Vega, con un retrato del escritor; su alcoba, que tiene un pequeño ventanuco por el que puede seguir la misa celebrada en la capilla cuando estaba enfermo y la oficiaba otro sacerdote y la propia capilla.

Estudio de Lope de Vega

Estudio de Lope de Vega

Estudio de Lope de Vega
Estudio

  De la última planta la reconstrucción de la habitación del Capitán Contreras, un amigo del literato al que éste acogió y hospedó en su casa.

Habitación del Capitán Contreras
Habitación del Capitán Contreras

Habitación de los hijos. Casa Lope de Vega
Habitación de los hijos

  Lope de Vega compró esta casa en 1610 aunque fue construida en 1578. Se trata de una "casa a la malicia", una tipología de edificio que surge en la corte gracias a la picaresca de los madrileños y es que, al trasladar la capital a Madrid, Felipe II impone a mediados del siglo XVI la "regalía de aposento". Es decir, que las casas más grandes acojan a personajes importantes de la corte "a cama y mesa puesta" así que los madrileños inventan este tipo de casas que al exterior aparentan tener dos plantas (la de abajo se destinaría a establos y cocina mientras que sólo habría una planta para habitaciones) y un desván y al interior gozan de alguna planta más y más habitaciones. Esto se consigue inclinando tejados o descolocando ventanas para que no se sepa exactamente cuántos pisos tiene la vivienda.
  Ninguno de los muebles, obras de arte, libros u objetos que se encuentran en la casa son los originales aunque sí son de la época de Lope de Vega. Todos ellos has sido cedidos por diferentes museos para ambientar y dar forma y sentido a la vivienda tras la rehabilitación que sufrió para convertirla en museo.

Datos prácticos
Calle Cervantes, 11, Madrid, España
Visita gratuita
Imprescindible reserva
Visita guiada
Duración de la visita: 35 minutos
Está permitido hacer fotografías sin flash

0