Palacio de Villafranca

  En pleno barrio de La Latina se encuentra este antiguo palacio del siglo XVIII, actual sede de la Real Academia de Ingenieros. La visité con el programa "Bienvenidos a Palacio" del que ya os he hablado y del que tengo varias entradas sobre distintos edificios.
  Os informo que es posible visitar este palacio, con reserva previa, a través de la web de la Academia de Ingenieros por lo que, si os interesa, no hace falta que esperéis a ningún evento de este tipo. Os dejo el enlace a la web en "Datos prácticos" junto con otro a un libro digital sobre el edificio, la Academia y su decisión de ubicarla en este palacio.

Palacio de Villafranca
Fachada principal

Palacio de Villafranca
Zaguán de entrada

Palacio de Villafranca
Escalera principal

  Mandado construir por Pedro Álvarez de Toledo, V Marqués de Villafranca, al arquitecto Francisco Ruiz, las obras se iniciaron en 1717 y duraron hasta 1734. En el siglo XIX los herederos deciden redecorar el palacio y le encargan dicho cometido a Arturo Mélida que cambia el aspecto de las salas para adecuarlo a los gustos de la época (gabinete, comedor, salón de baile y biblioteca) y añade una galería de hierro típica del momento. El inmueble actual es más pequeño de lo que fue en origen ya que los herederos, debido a las deudas, deciden dividir la finca y dedicar parte a viviendas como edificio de vecinos y otra parte a la Iglesia, que después se convierte en el actual colegio del Sagrado Corazón. Y así sigue en la actualidad.
  La zona del palacio se ha dedicado a distintos usos: fue restaurante y Agencia estatal del aceite de oliva, hasta que en 2005 el Patrimonio del Estado se lo cede a la Academia con el compromiso de rehabilitarlo y restaurarlo, cuyas obras se llevan a cabo entre 2007 y 2009.
  Durante las obras de rehabilitación salen a la luz, entre otras cosas, restos de un lienzo de muralla del siglo XII de más de 20 metros y un "viaje de agua" (construcción subterránea que canalizaba el agua en el Madrid medieval). Estos dos hallazgos pudimos verlos durante la visita y son de lo más interesantes.

Palacio de Villafranca
Viaje de agua

Palacio de Villafranca
Lienzo de muralla

Palacio de Villafranca
Un patio interior


  En la visita recorrimos los distintos salones en los que son destacables sus preciosas chimeneas, sus pinturas, esculturas, decoración... Llama la atención la chimenea que narra la historia de un ratón que intenta robar un nido y que creen los investigadores que podría ser obra de Arturo Mélida.

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca


Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca
Chimenea y detalles con el cuento del ratón

  También admiramos desde el patio y desde el interior la bonita galería metálica, demasiado modernizada por dentro, en mi opinión.

Palacio de Villafranca
Galería en el patio principal

  Nos faltaron por ver dos salas, que no sí enseñan en la visita directa de la Academia: un salón con zócalo de madera y decorado como los otros (al que no pudimos acceder por estarse celebrando una reunión en ese momento) y una sala en la que aparecieron unas pinturas bajo un falso techo de escayola durante la restauración, de las que la guía no tenía idea y me comentó que esa sala nunca la enseñaban. Imagino que se refería a las visitas de la Comunidad de Madrid ya que me consta que en las de la Academia sí es posible acceder a dicha sala.

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca

Palacio de Villafranca
Salones y decoración interior

  Fue un disgusto, la verdad, no poder verlo entero porque cuando consigues entrar en edificios de este tipo te gusta ver lo más posible así que nos fuimos con mal sabor de boca y un poquito de pena. Habrá que volver.

Datos prácticos
Calle Don Pedro, 10, Madrid, España
Visita guiada y gratuita
Imprescindible reserva previa
Se pueden hacer fotografías sin flash

0