Picar algo por... Bruselas

  Cuando me voy de viaje para conocer alguna ciudad en plan "turista total", suelo desayunar fuerte, comer algo rápido en cualquier sitio y luego ya, la cena, tranquilitos en algún restaurante para reflexionar, hablar y comentar sobre lo visto y vivido a lo largo del día. Más que nada porque los horarios de apertura de algunos monumentos no son muy amplios y si te entretienes demasiado tiempo a ciertas horas luego vas a los sitios corriendo y ves las cosas demasiado rápido. Y no estoy diciendo que no haya que detenerse ni sentarse a comer, según el plan del día se puede hacer de todo, sólo digo que a veces es mejor picar algo y ya está, porque ahorras tiempo y el bajón de después de comer, que te da pereza ir a cualquier sitio.
  Hay muchos sitios para poder picar algo rápido, sobre todo si vas a una ciudad grande pero en esta entrada te voy a recomendar algunos sitios de Bruselas que están bien para tomar un tentempié.
  - No hay que olvidarse de los benditos supermercados, donde puedes comprar agua o algo de picar más barato que en otro tipo de tiendas. En Bruselas hay un Carrefour justo en el centro (Rue au Beurre), donde puedes aprovechar si necesitas comprar algo así.
  - Lo bueno de Bruselas es que si te gustan las patatas fritas (frites) podrás hacer el tentempié perfecto, porque hay multitud de puestos que venden cucuruchos de diferentes tamaños y acompañados de distintas salsas, las suelen preparar con una doble fritura. De hecho los belgas dicen tener el privilegio del invento ya que defienden que fueron ellos los que las inventaron: leí que por escasez de pesca y la consiguiente hambruna, los hombres cortaban las patatas con forma de pececitos y las freían para comérselas; y de ahí la idea. ¿Verdad? ¿Mentira? Da lo mismo, el caso es que Bélgica está lleno de puestos donde las venden y la verdad es que están bastante buenas aunque como todo, en algunos sitios mejor que en otros. Y sin duda, de todos los sitios en los que pude comerlas, el mejor era...
  - Maison Antoine: está en la zona del Parlamento (1, place Jourdan) y siempre hay cola. Puedes aprovechar tu visita a este barrio para acercarte a probarlas, tienen miles de salsas y también venden bocadillos (sandwich) y otras cosas para comer. Es como una especie de quiosco bastante grande que está en la plaza así que tendrás que comer caminando, de pie en la pequeña barra que hay en los laterales o en algún banco. De todas maneras, enfrente hay un bar en el que tienen colgado un cartel que indica que puedes comer las patatas de Chez Antoine mientras te tomas algo allí; algún convenio patatero, supongo.

Maison Antoine
Maison Antoine
  - Otro sitio donde te hartarás de patatas será en Fritland, frente a la Bolsa (Rue Henri Maus, 49): aquí encontrarás a buen precio menús con bocadillos bastante grandes, bebida y ración de patatas. ¡Ojo! algunos bocadillos llevan ya patatas dentro del propio bocata así que si no quieres hartarte fíjate bien y no te pidas ración de patatas porque, además, son bastante grandes.
  - Si lo tuyo es el dulce entonces no te cansarás de los gofres: normalmente se paga aparte el acompañamiento pero los sirven con todo, frutas, nata, chocolate negro, blanco y con leche (chocolate sí, nada de siropes guarrindongos como los tomamos aquí). Hay muchísimos sitios también y, lo malo, es que los suelen tener preparados y luego te los recalientan en la plancha cuando los pides y claro, no es lo mismo. Para evitar esto ve siempre a puestos en los que no haya grandes colas y te los harán en el momento. Los más ricos los probé en una tiendecita enana (la fachada era básicamente un pequeño mostrador a la calle y la puerta de entrada)  justo en la calle de al lado del Manneken Pis (Rue de l'Étuve: a mano derecha según se va hacia la Grand-Place). Los verás de dos tipos: los normales, que son los que comemos aquí y los de Lieja. Te animo a que pruebes estos últimos porque, aunque son más finos y algo más pequeños e irregulares, están mucho más ricos ya que están supercrujientes (y cuidado porque en las tiendas los venden envasados en paquetes, secos y muy pequeños, que no están mal, pero no tienen nada que ver y están más ricos recién hechos).

Escaparate de la chocolatería Neuhaus
Chocolatería Neuhaus
  - Otra opción es comprar algo en las chocolaterías, una opción bastante más cara aunque allá cada uno con su bolsillo. Tienes varias que están fenomenal como Chocópolis, Marcolini, Patrick Roger o Neuhaus, de esta última encontrarás montones por toda la ciudad. De todas formas siempre puedes entrar a echar un vistazo, en algunas de ellas te dan algún bombón para que lo pruebes ;)
  ¡Buen provecho!

0