The Westin Palace Madrid

  Hoy os traigo una reseña sobre un hotel, nada menos que uno de los hoteles con más historia de Madrid. Ya comenté en una entrada anterior que durante la "Semana de la Arquitectura 2016" visité dos edificios. Uno de ellos fue éste, el Hotel Westin Palace, todo un emblema del alojamiento de lujo en la ciudad. Ya había estado en alguna otra ocasión cuando había acudido a un evento sobre vino celebrado en uno de los salones del hotel, pero siempre es mejor una visita explicativa para conocer el edificio. Por desgracia, como ya os dije, la visita no me gustó. Aún así, quería escribir la entrada ya que es un edificio al que se puede acceder de manera gratuita sin necesidad de estar alojado allí y que merece la pena visitar. Se puede acceder a este hotel si vas a algún evento o a la cafetería, te recomiendo que algún día entres, merece la pena echar un vistazo. Y tranquilo, verás exactamente lo mismo que en la visita guiada a la que yo fui en la que únicamente nos enseñaron el vestíbulo de entrada, un par de salones (uno de ellos con la luz apagada, que ya fue el colmo), la rotonda central y la cafetería.
  Me quedé con ganas de saber más, ya que la información de la visita fue escasa y escueta, esperaba más datos sobre el edificio y me dio la sensación de que los guías no tenían preparada la visita. Por eso, buscando en la Red encontré un libro digital de lo más interesante, os dejo su enlace en "Datos prácticos".

The Westin Palace

The Westin Palace

The Westin Palace
Exterior del hotel

  El Westin Palace se inauguró en 1912 tras edificarse en tan sólo 18 meses y su construcción se debe a la iniciativa de Alfonso XIII y a la necesidad de tener más alojamientos de lujo en la capital (hacía sólo un año que se había inaugurado el Hotel Ritz). Su constructor fue el belga Georges Marquet, dueño de otros importantes hoteles en Europa y, enseguida, se convirtió en el hotel más moderno y grande de la Europa del momento contando en su interior con gran lujo de detalles (como teléfono y baño privado en todas las habitaciones), una exquisita decoración y un exterior inspirado en los grandes hoteles europeos de la época.

The Westin Palace
Vestíbulo de entrada

The Westin Palace
Uno de los salones del hotel

  Se convirtió en un lugar de moda y fue frecuentado por gente tan importante como políticos, empresarios, periodistas, artistas, escritores... Desde su inauguración hasta la actualidad pasaron por allí Juan March, Benito Pérez Galdós, José Ortega y Gasset, Igor Strawinsky, Diaghilev, Valle-Inclán, Santiago Rusiñol, Unamuno, Azaña, Calvo Sotelo, Hemingway, Cary Grant, Mario Vargas Llosa, Camilo José Cela, Plácido Domingo, David Bowie y un sinfín de personalidades de todos los ámbitos.
  De hecho, en el bar-museo del hotel, pueden verse objetos curiosos y antiguos como una nota escrita por García Lorca y Dalí pidiendo prestado dinero para Luis Buñuel a su amigo Claudio de la Torre, uno de los antiguos teléfonos de las habitaciones, algunas llaves originales, fichas de los empleados, fotografías de su uso como hospital, etc.

The Westin Palace

The Westin Palace

The Westin Palace
Bar y vitrinas en el bar-museo

  Durante la Guerra Civil se convirtió en embajada provisional de la Unión Soviética y en centro sanitario, instalándose los quirófanos en la planta baja, en el actual "Jardín de Invierno" ya que su claraboya permitía la entrada de luz natural, las camas en pasillos y habitaciones y otras consultas en plantas superiores.

The Westin Palace

The Westin Palace
"Jardín de Invierno"

  Si visitas este hotel, ya sea como turista o como huésped (si tienes esa suerte), sin duda te llamarán la atención tanto su recibidor de entrada, profusamente decorado, como su precioso "Jardín de Invierno", una rotonda interior con una claraboya central de vidrieras estilo Art Nouveau y que hoy se dedica a bar-restaurante.
  Un precioso edificio con una interesante historia. Una pena que me fuese con tan mal sabor de boca por la visita realizada.

Datos prácticos
Plaza de las Cortes, 7, Madrid, España
Visita gratuita previa reserva
Visita guiada
Duración de la visita: 30 minutos
Se pueden hacer fotografías

0