Le Cirio y À la Bécasse, donde la X marca el lugar

  Aún me quedaban un par de cervecerías de Bruselas de las que no había hablado y no quería dejarlo pasar más tiempo. Ahora que he sacado un ratito os las dejo reseñadas muy brevemente.
  La primera de ellas es À la Bécasse, una cervecería bastante escondida de la capital belga. Suerte que el pajarito marca la entrada porque si no, no habría manera de encontrarla y poca gente se aventuraría a buscarla.
  À la Bécasse se encuentra al final de un pasadizo o pequeño callejón, estrecho y oscuro (sobre todo en invierno, como fuimos nosotros). Sin embargo, una imagen de una becada en el suelo de la calle principal  y un cartel con una flecha, marcan el lugar por el que hay que entrar para llegar hasta ella.

À la Bécasse
Señal de acceso a À la Bécasse
  Al final del pasadizo y de atravesar una puerta con un enorme cortinón, está la cervecería, toda ella decorada con madera y objetos antiguos y mesas largas como para compartir una tarde de charlas entre amigos.

À la Bécasse
Interior de À la Bécasse
  Es algo más cara que otras a las que fuimos pero es tranquila y curiosa. Sin duda volvería.

  La segunda cervecería es Le Cirio, en Rue du Bourse. Entramos aquí buscando otra de las famosas cervecerías históricas de Bruselas.
  Fundada en 1886, Le Cirio conserva mobiliario y decoración antiguos "a la italiana", según reza el folleto informativo que tienen en el local. Aunque teníamos intención de probar la bebida típica de esta "taberna", que consiste en mezclar vino blanco y un espumoso italianos a partes iguales, al final nos inclinamos por una estupenda cerveza belga. Sin embargo, mucha gente se acerca hasta aquí para probarla, quizá en otra ocasión.

Le Cirio

Le Cirio
Le Cirio
  Es un lugar también tranquilo aunque había más gente que en el anterior, por lo menos cuando fuimos nosotros. Es, sin duda, una cervecería emblemática de Bruselas que hay que visitar si la ocasión lo permite.

0