Mercado de Motores

  En mayo estuve pasando el sábado por la mañana en el Mercado de Motores de Madrid y no, no venden motores. Es más bien una especie de mercadillo pero con mucho gusto, mucha gente y muy buen ambiente.

Mercado de Motores 

Mercado de Motores

  Se ubica en el Museo del Ferrocarril por lo que el lugar es una maravilla y otro incentivo más para acudir, ya que además de ver el mercado puedes ver los trenes. En los pasillos que quedan entre los trenes se van situando los diferentes puestos del mercado así como en la parte exterior eso sí, a pleno sol. En ellos puedes encontrar todo tipo de cosas: desde ropa y objetos de segunda mano o artesanía hasta bicicletas, Vespas, objetos vintage... También hay puestos de alimentación, vino, productos tradicionales...

Puesto en el Mercado de Motores

Puesto en el Mercado de Motores
Alguno de los puestos del Mercado de Motores

  Además de esto puedes encontrar música en directo tanto dentro del museo como fuera, lo que le da más ambiente al lugar y más ganas de quedarse.


  También tienes varias zonas para beber o comer algo: una pequeña en el interior y dos más grandes fuera. Algo muy curioso y llamativo es que si decides tomar algo para hacer una pausa, tu dinero no valdrá ya que en el Mercado de Motores tienen su propio dinero al que llaman los "motoritos" y son una especie de fichas que se cambian por dinero en los diferentes kioscos, mesas u otros lugares en la zona de restauración. No te preocupes, si cambias más de la cuenta lo que te sobre te lo devuelven en euros. Para facilitar su uso los precios son redondos, nada de céntimos raros, todo lo más 0'50€.

"Motoritos"
"Motoritos", la moneda del Mercado de Motores

  Para comer tienes varias opciones: fideuá, hamburguesas, perritos, sandwiches, nachos... Y para beber también. Los precios varían pero un tercio de Mahou te saldrá por 2'50€.
  Puedes aprovechar cuando haya algo de música para salir a estas zonas y, eso sí, rezar para encontrar una mesa a la sombra porque hay pocas y en un día caluroso y soleado como el que yo fui se rifaban. Acabamos dando vueltas y de pie en un rincón. Por este motivo decidimos no quedarnos a tomar nada más por no comer a pleno sol. Espero que lo solucionen porque lo tienen fácil, unas cuantas sombrillas más y punto. Además es una pena porque me habría quedado encantada a picar algo allí mismo mientras escuchaba a uno de los grupos tocar.
  Si quieres pasar al lavabo te costará 0'20€. Me sorprendió, ya que esto de pagar por usar el servicio no es frecuente en España. No es que sea un dineral pero ya que pagas sí que podrían tenerlo un poquito mejor...

Datos prácticos 
Paseo de las Delicias, 61, Madrid, España (Museo del Ferrocarril)
Fechas: segundo fin de semana de cada mes (sábado y domingo)
Precio: gratuito
Horario: de 11:00 a 22:00 

0