Visita a la Plaza Mayor de Madrid en su IV Cententario

  Este año se ha celebrado el IV Centenario de la Plaza Mayor de Madrid con numerosos eventos como mercados, proyecciones audiovisuales y muchas actividades más, como por ejemplo la maravillosa escultura que puede verse estos días y hasta el 19 de febrero creada por Janet Echelman y titulada Madrid 1,8. Se trata de una escultura flotante realizada a partir de fibra trenzada que mide 45x35 m y está elevada a 21 metros de altura. Yo la he visto de día y realmente merece la pena, me ha gustado más de lo que me esperaba, es muy llamativa, ligera y etérea. Me falta verla iluminada de noche por lo que intentaré acercarme algún día pero os dejo unas imágenes para que os animéis a ir a verla.

Madrid 1,8. Plaza Mayor de Madrid

Madrid 1,8. Plaza Mayor de Madrid

Madrid 1,8. Plaza Mayor de Madrid
Madrid 1,8

  Otras de las actividades que se han realizado eran visitas guiadas gratuitas para conocer un poco mejor esta maravillosa plaza madrileña.
  El sistema para inscribirse era el mismo que para el Búnker de El Capricho así que no voy a entretenerme en detalles, si quieres verlo con detenimiento pincha en la entrada sobre el búnker y podrás ver el paso a paso.
  La visita consistió en recorrer la plaza mientras nos hablaban de la historia de la misma desde sus orígenes hasta la actualidad y todas las vicisitudes por las que ha pasado. Es curioso que, pasando tantas veces por la Plaza Mayor, no nos detengamos a mirarla y contemplarla como es debido, a descubrir su historia y sus detalles. Es por eso que decidí apuntarte a esta visita.

Plaza Mayor de Madrid

Plaza Mayor de Madrid
Casa de la Carnicería

  Originalmente, lo que actualmente es la Plaza Mayor, era la Plaza del Arrabal, fuera de las murallas y cercas de Madrid para así evitar el pago del portazgo o tasa que se imponía para la venta de productos intramuros. En dicha plaza, donde anteriormente estaba la Laguna de Luján, se establecía un mercado que, con el tiempo, fue cobrando más y más importancia debido al precio más bajo de las mercancías que se vendían en ella.
  En 1463, Enrique IV concede a la ciudad el derecho a celebrar una feria mensual que, debido a la fama de la Plaza del Arrabal, terminó celebrándose en este lugar. Poco a poco también, se fueron levantando diversas construcciones en torno a la plaza.
  Tras el traslado de la capital a Madrid en 1561, la Plaza del Arrabal pasó a convertirse en un importante centro de la vida comercial y social de la ciudad. En 1581, Felipe II decide darle a la plaza un aspecto más solemne y encarga a Juan de Herrera el diseño de la misma. En 1591 ya es denominada como Plaza Mayor y presentaba una arquitectura con soportales de madera.
  A principios del siglo XVII, Felipe III ordena una reconstrucción más solemne y amplia de la Plaza ya que ésta se encontraba en mal estado. Por eso, en 1608 Francisco de Mora recibe el encargo de diseñarla pero no es hasta 1617 cuando Juan Gómez de Mora comienza con las obras de la plaza de 152 m de largo por 94 m de ancho, medidas que son el resultado de aplicar la sección áurea a las proporciones de la plaza. Se concibió una plaza de cinco pisos de altura y, para salvar el desnivel del terreno, el arquitecto construye una serie de viviendas en talud y un arco que desemboca en la Cava, lo que actualmente es el famoso Arco de Cuchilleros.

Arco de Cuchilleros. Plaza Mayor de Madrid
Arco de Cuchilleros

  Los comercios se ubicaban en los soportales de la plaza y se distribuían por gremios: en la zona de poniente los pañeros; en la zona meridional la Casa de la Carnicería, cáñamo y seda; quincalla, manteros y zapateros en levante y en el lienzo norte la Casa de la Panadería, sedas e hilos.

Casa de la Panadería. Plaza Mayor de Madrid
Casa de la Panadería

  La Plaza ha sufrido tres grandes incendios con el paso del tiempo: en 1631, 1672 y 1790. Este último la arraso prácticamente entera y tuvo que ser reconstruida por Juan de Villanueva quien dejó la altura de los edificios en sólo tres pisos, utilizó un tejado de pizarra y, como principales materiales, el ladrillo y la piedra; además, cerró completamente la plaza abriéndola a las calles mediante arcos.

Plaza Mayor de Madrid

Plaza Mayor de Madrid

  Durante el reinado de Isabel II la plaza se rediseña en su interior y se concibe como jardín a la francesa con adoquines, jardines y fuentes y, en el centro, una estatua ecuestre de Felipe III.

Estatua ecuestre de Felipe III. Plaza Mayor de Madrid
Estatua ecuestre de Felipe III

  En la década de 1960 la Plaza sufre una gran restauración para llegar al aspecto que tiene en la actualidad. En 1992 se interviene en la Casa de la Panadería donde el artista Carlos Franco pinta los frescos que podemos contemplar hoy en día y cuya temática está relacionada con la historia de Madrid y la Plaza Mayor.

Casa de la Panadería. Plaza Mayor de Madrid
Casa de la Panadería

  La Plaza Mayor se ha utilizado en numerosos eventos sociales, culturales, religiosos y de otra índole de la ciudad de Madrid, comenzando con  la beatificación de San Isidro el 15 de mayo del 1620, acogió también corridas de toros, juegos, celebraciones religiosas, procesiones, torneos, representaciones teatrales, carnavales, danzas, tarascas, castillos de fuego, autos de fe, ajusticiamientos, coronaciones, etc. Hoy en día sigue siendo un centro social muy importante de la capital y en ella se celebran, entre otros, el famoso mercadillo de Navidad.
  Esta plaza fue y sigue siendo un lugar de celebración y de reunión para madrileños y visitantes.

Datos prácticos
Plaza Mayor, Madrid, España
Visita guiada
Visita gratuita
Es imprescindible reserva
Duración de la visita: una hora
Se pueden realizar fotografías

0