La Catedral de Berlín

  Aparte de los conocidísimos museos, otro edificio interesante que se encuentra en la Isla de los Museos es la Catedral de Berlín (Berliner Dom). Tenía mis dudas si entrar a visitarla o no pero al final nos decidimos a entrar animados por el buen día que hacía y las prometedoras vistas desde la cúpula. Además, no había cola por lo que no esperamos nada para acceder.

Catedral de Berlín
Fachada principal desde la Isla de los Museos

Catedral de Berlín
Fachada desde el río Spree

  Aunque la entrada son 7€, con la "Berlin Welcome Card" ofrecen un descuento de 2€ en el precio. Debes saber que antes de entrar, en el atrio de la catedral, hay unas máquinas expendedoras para poder adquirir la entrada pero en éstas no se puede comprar entrada con descuento así que si tienes la "Berlin Card" pasa de largo y accede directamente a las taquillas para que te apliquen el descuento correspondiente. Además, en las máquinas expendedoras había bastante cola e iba muy lenta. En taquilla va más rápido y enseguida te atienden.
  La catedral de Berlín fue construida entre 1894 y 1905 en el mismo lugar que ocupaba una iglesia anterior. En 1944 cayó una bomba sobre la cúpula y la iglesia quedó muy dañada. La reconstrucción del templo duró desde 1975 hasta 2002.

Catedral de Berlín
Interior, púlpito y altar mayor

Catedral de Berlín
Cúpula

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín
Interior y órgano

  Lo primero que se visita es el templo en sí mismo: podrás admirar el altar con un friso de apóstoles diseñados por Karl Friedrich Schinkel en la parte posterior, el órgano (que si tienes suerte lo podrás escuchar. Nosotros, por desgracia, llegamos justo al final de un concierto), el precioso púlpito (diseñado por Otto Raschdorff) y subiendo las escaleras accedes a una tribuna desde la que contemplar el interior desde una altura mayor.
  Desde el principio ya llama la atención las grandes dimensiones del templo, su enorme cúpula y su gran espacio diáfano.
  Después, y subiendo por unas escaleras, se va accediendo a lo alto de la cúpula mientras pasas por varias salas en las que puedes ver varias maquetas, esculturas y otras obras relacionadas con la construcción de la catedral que incluyen otros diseños para el edificio.

Catedral de Berlín
Museo de la catedral

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín
Vistas desde el interior de la cúpula

  Una vez que subes a la parte más alta, primero se hace un recorrido alrededor de la cúpula pero por el interior desde el que se puede ver el exterior aunque asomado a unas ventanas y, también, el interior de la catedral. Desde aquí se pueden ver también los panales de abejas que tienen.

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín
Vistas desde el exterior de la cúpula

  Tras esto, se accede a la parte exterior para contemplar la Isla de los Museos y las vistas de Berlín a 360º divisando algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Esta zona tiene un recorrido en sentido único.


  Lo último que se visita en el recorrido es la cripta de los Hohenzollern en la que destacan algunos sepulcros por su extremada sencillez. Contiene 94 enterramientos que datan desde finales del siglo XVI hasta el XX.

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín
Cripta

  Imprescindible también es contemplar el exterior de la catedral desde los diferentes ángulos para ver todas sus fachadas y la bonita vista desde la otra orilla del río Spree, destacando sobre todo la fachada principal, que da a la gran explanada de la Isla de los Museos.

Datos prácticos
Am Lustgarten, Berlín, Alemania
Precio: 7€
Horario: de lunes a sábados de 9:00 a 20:00, domingos y festivos de 12:00 a 20:00. En invierno cierra una hora antes
Visita libre
Duración de la visita: 1,5 horas
Se pueden hacer fotografías y grabar vídeos

0