Zur Letzten Instanz, el restaurante más antiguo de Berlín

  Cuando estuvimos en Berlín, uno de los restaurantes que visitamos fue el restaurante "Zur Letzten Instanz" animados por la idea de que es el restaurante más antiguo de la ciudad. La verdad es que nos encantó: el local es muy bonito y con encanto, el servicio estupendo y la comida riquísima.
  Este restaurante data de 1621 cuando un antiguo criado ecuestre abrió una fábrica de ginebra en este lugar. Debe su nombre a cuando los clientes venían a probar esta bebida "a última hora" en 1924. Fue en la segunda mitad del siglo XIII cuando se construyó en este lugar una casa familiar de tres plantas aunque la primera mención documentada es de 1561.

Zur Letzten Instanz

Zur Letzten Instanz
Exterior del restaurante

  Personajes como Napoléon se acercaron hasta este restaurante y en la década de 1920 lo frecuentaron figuras como Henry Porten, Charlie Chaplin y Otto Nagel entre otros.
  Tras la Segunda Guerra Mundial el edificio tuvo que ser restaurado recuperando su aspecto original y el restaurante reabrió en 1963.
  Ofrecen comida local en un ambiente agradable y en un restaurante que ha sabido conservar el entorno original.

Zur Letzten Instanz

Zur Letzten Instanz
Interior, planta baja

Zur Letzten Instanz
Interior, planta superior

  Destacan sus dos ambientes conectados por una escalera de caracol y la estufa de azulejos, junto a la que se sentó el mismísimo Napoleón a tomar su comida. Está decorado con muebles y fotografías antiguos.

Zur Letzten Instanz
Estufa
Imagen: www.berlin-lese.de

  La única pega del local es que la carta estaba sólo en alemán e inglés pero con ayuda de un diccionario y preguntando al camarero no hay mayor problema a la hora de elegir los platos. Además, como ya llevábamos unos días en Alemania ya sabíamos más o menos en qué consistía cada plato.

Zur Letzten Instanz

Zur Letzten Instanz
Puertas de los aseos

  A este restaurante fuimos el último día que estuvimos en Berlín, por lo que decidimos repetir con alguno de los platos que más nos habían gustado de los que habíamos ido probando. Tomamos el schnitzel y la berliner boulette. Todo riquísimo.

Berliner boulette en Zur Letzten Instanz
Berliner boulette

Schnitzel en Zur Letzten Instanz
Schnitzel

  Para beber tomamos la pilsner típica y de postre nos invitaron a un trozo de tarta de manzana que estaba también buenísima. Y hasta nos regalaron uno de los mantelitos individuales que utilizan como recuerdo.
  ¡Todo un acierto de restaurante y 100% recomendable!

Datos prácticos
Waisenstrasse, 14-16, Berlín, Alemania
Horario: varía según el día, mejor consultar la web
Precio medio por persona: 15-20€

0