Las murallas de Carcasona

  Nunca me han gustado los lugares masificados, pierden todo el encanto, no los disfrutas y ni siquiera los llegas a ver bien. Eso me pasó cuando fui a Carcasona ¡una gran decepción!
  Ya me habían avisado de que habría mucha gente pero... ¿tanta?
  Llegamos temprano y dejamos el coche en la parte baja y moderna de la ciudad, al otro lado del puente. Merece la pena ya que los aparcamientos que hay según te aproximas a la ciudadela son de pago y así te permite ver las vistas de la ciudad según te vas acercando a ella. Sólo hay que dar un paseo para subir hasta las murallas y la entrada que tampoco supone mucho tiempo así que creo que es una buena opción. Además, tuvimos suerte y encontramos hueco enseguida. Tras atravesar el puente hay que ir subiendo siguiendo las indicaciones o a la marabunta que va hacia allá, es difícil perderse.

Carcasona 

Carcasona
Aproximación a Carcasona
  Lo que más me gustó de esta ciudad fueron sus murallas: es doble, se puede pasear de manera agradable y sin agobios de gente, sólo algún que otro grupito disperso. De ahí que mi entrada se titule así y de ahí que sea básicamente de lo que guardo un buen recuerdo.

Carcasona

Carcasona
Exterior y murallas de Carcasona
  Si vas te recomiendo recorrer con tranquilidad esta zona exterior porque una vez traspasada la puerta... Comienza el parque temático. Había tanta gente que no se podía ni caminar en algunos tramos, ni ver la ciudad ni nada. Y el problema no es sólo la gente, sino que está todo lleno de tiendas de regalos, recuerdos, restaurantes, cafeterías... Eso sí, hay tanta competencia que los precios no son excesivamente caros ¡algo bueno tenía que tener!
  Nosotros dimos una vueltecilla por allí, entramos en la catedral (que es gratis) y no vimos ningún espectáculo ni entramos en el castillo, no teníamos ganas de pagar ni de ver nada con semejante aglomeración de gente.
  Había gente que realizaba paseos en coche de caballos pero, sinceramente, no sé lo que costaría y dudo que merezca la pena. Yo prefiero verlo a mi ritmo y pararme dónde quiera.

Carcasona

Carcasona
Exterior de Carcasona
  Tras intentar ver la ciudad, nos fuimos por donde habíamos venido más pronto de lo esperado. Bueno, en realidad decidimos bajar por una salida que hay en un lateral de la muralla mientras recorríamos esta zona de la misma y así, poder verla desde ese lado evitando, además, las riadas de turistas.

Datos prácticos
Carcasona, Francia
Visita libre y gratuita
Se pueden hacer fotografías y grabar vídeos

0