De camino a San Sebastián

  Como ya he comentado alguna vez, cuando vamos de viaje en coche, siempre nos gusta pararnos a ver algo por el camino para aprovechar el tiempo al máximo. Así que solemos visitar cosas que nos pillan de paso, esos sitios a los que a lo mejor no irías si no pasases por allí. Cuando fuimos a San Sebastián también aprovechamos el recorrido y paramos a visitar: el Santuario de Arantzazu, Oñati y el Santuario de Loyola.

  El primer sitio en el que paramos fue en Arantzazu: la basílica está en un lugar privilegiado, con unas vistas maravillosas y rodeado de naturaleza. Había muchísimos ciclistas y senderistas aprovechando la multitud de rutas de la zona.
Vistas desde Arantzazu 

Vistas desde Arantzazu
Vistas desde Arantzazu
  No hay ningún problema para aparcar y la visita a la basílica es gratuita. Nosotros vimos el edificio primero por fuera ya que se estaba celebrando misa cuando llegamos. La verdad es que su arquitectura impone y llama la atención. Fue realizada por los arquitectos Francisco Javier Sáenz de Oiza y Luis Laorga, el apostolado de la fachada principal fue obra de Jorge Oteiza y las puertas de Eduardo Chillida.
Basílica de Arantzazu
Basílica de Arantzazu
Apostolado de Arantzazu
Apostolado de Arantzazu
   En el interior, sólo durante la misa, la Virgen de Arantzazu se puede ver desde la nave, acabada la celebración gira y tendrás que subir al camarín para poder verla.
  Por cierto, en el exterior del santuario hay WiFi gratuito.

  Después fuimos a Oñati y dimos un paseo por este precioso municipio. No te pierdas la universidad ni la plaza. Cuando llegamos había una boda y debían de ser fiestas porque estaba todo muy decorado e incluso había algún que otro puesto.

Universidad de Oñati

Universidad de Oñati
Universidad de Oñati
Oñati
Oñati
Ayuntamiento de Oñati
Ayuntamiento de Oñati
  Por último, nos acercamos al Santuario de Loyola para ver la basílica. Su visita es gratuita también, sólo se paga por ver la Casa Natal de San Ignacio de Loyola (3€). Sin duda lo que más llama la atención es su cúpula y el pórtico.

Santuario de Loyola
Basílica de Loyola
  Como cierran a mediodía dimos un paseo y comimos algo por allí para visitarla después.
  El aparcamiento es grande y gratuito, así que en este aspecto también sin problema.
  
Enlaces de interés

0